¿Por qué es importante el Desarrollo Infantil Temprano?

Los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo integral de la persona y define la capacidad de las niñas y niños para ser ciudadanas y ciudadanos saludables, responsables y productivos para sí mismos, su familia y la sociedad. Por ello, es importante garantizar que tengan un nacimiento saludable, logren el apego seguro, tengan un estado nutricional adecuado, logren una comunicación verbal efectiva, aprendan a caminar solos, regulen sus emociones y comportamientos y desarrollen la capacidad de representar sus vivencias.

La niña y el niño son sujetos de derecho

Las niñas y los niños son seres únicos que –desde su nacimiento- experimentan un proceso de descubrimiento de sus capacidades y potencialidades que les permite actuar en la vida. Son seres sociales pues forman parte de una familia y se desarrollan en un determinado contexto social y cultural.

El Estado y la sociedad deben reconocer y garantizar sus derechos para ampliar sus capacidades y oportunidades.

Primera infancia: la mejor inversión

Invertir en el desarrollo humano los primeros años de vida es muy rentable. Se ha demostrado que la inversión en intervenciones orientadas a la infancia (considerando desde la etapa de gestación) genera mayores ingresos a las familias. Por eso, un país que invierta en los primeros cinco años de vida de sus ciudadanas y ciudadanos, tendrá un mayor ahorro debido al menor gasto futuro en intervenciones de recuperación (de 4 a 9 dólares por cada dólar invertido).

La intervención oportuna y adecuada en los primeros años de vida reduce riesgos de enfermedades, deserción escolar, criminalidad y de ayuda estatal a través de programas sociales. Cabe precisar que el desarrollo de la niña y el niño en sus primeros años predice su progreso escolar.